Atención temprana de las dificultades de Aprendizaje

En los primeros años de vida se producen grandes transformaciones biológicas y neuroevolutivas que posibilitaran el crecimiento y la maduración, permitiendo a los niños adquirir las capacidades necesarias para conocer el entorno e interactuar con el. Ya en los primeros días los recién nacidos son seres activos, capaces de percibir y organizar las sensaciones que le proporcionan los sistemas sensoriales. Se produce en ese momento lo que Piaget denomino el despertar de la inteligencia, con lo que se inicia el aprendizaje motriz, cognitivo, lingüístico, emocional y social. Las primeras etapas evolutivas han de considerarse como un periodo esencial y crítico para la adquisición y el desarrollo de destrezas y de conocimientos.

Cualquier desviación o dificultad durante la etapa infantil puede suponer que a posteriori se vayan acumulando desfases que harán inevitables las dificultades en las habilidades académicas.

En la infancia se ha de lograr una gran cantidad de aprendizajes que constituirán la base sobre la que se podrá conseguir el aprendizaje de la lectura, la escritura y las matemáticas entre otros. Sin embargo, en los primeros años, hay niños y niñas que sufren algún retraso evolutivo que, aunque no sea muy significativo, puede indicar la presencia de Dificultad Tempranas de Aprendizaje (DTA).

Las dificultades de aprendizaje (DA) han estado ligadas tradicionalmente a la educación formal y sistemática, es decir, a los procesos instruccionales que se llevan a cabo en el marco de la escolarización obligatoria.

Este hecho ha significado que su estudio se haya circunscrito fundamentalmente a las habilidades académicas que se desarrollan a partir de los 6 años de edad.

Un factor fundamental a considerar en las DA es que existe una posibilidad de mejora y que si se incide oportunamente con los recursos y las estrategias necesarias, estas situaciones de desventaja en el aprendizaje son potencialmente compensables.

Las DA no se generan al momento en el que se inicia el aprendizaje de la lectura, escritura y la aritmética, sino que tienen unos antecedentes originales que se sitúan en el proceso evolutivo temprano.

En el periodo que comprende la educación infantil se logra una gran cantidad de aprendizajes que constituirá sin dudas a formar una base sobre la que se desarrollarán los procesos de enseñanza normativa del ámbito escolar en la educación, lo que posibilita el aprendizaje del lenguaje escrito y de las matemáticas.

Fuente: CEREBRUM

Aletheia Internacional


Centro de Soluciones Psicopedagógicas
Representantes del Método Solisten de Tomatis en el Perú
2558800 / contacto@aletheia.com.pe
Solicite su Consulta Gratuita

Previous Post
Next Post

Leave a Reply