Conozca los problemas de aprendizaje ocasionados por la adicción a internet

Internet es nuestro mejor amigo al momento de realizar una tarea, por la facilidad que implica la búsqueda de información gracias a la red; sin embargo, cuando la necesidad hacia ella se acrecienta, hasta el punto de convertirse en una adicción, deja de ser un aliado para convertirse en el peor enemigo de nuestra vida académica y proceso de aprendizaje.

Cuando un niño tiene una evaluación final, pero en vez de estudiar, decide quedarse hasta la madrugada navegando en la red, es casi seguro que no aprobará su curso. Miles de niños tienen esta actitud a nivel mundial, debido a su falta de autocontrol sobre el mundo virtual.

Actualmente, el 52% de los peruanos accede a internet con regularidad, siendo más común su uso en los menores de 35 años, según un reciente estudio realizado por Datum. El director de Social Media Academy, Juan Alberto Moreno afirma que, el usuario peruano pasa en las redes sociales un promedio de 6.8 horas al mes, usando un 5.9 para revisar información de interés, 3.5 para consumir servicios y un 3.2 para entretenerse.

¿En dónde queda entonces el estudio? Debido a la ilimitada cantidad de temas que se pueden encontrar en internet, utilizarla exclusivamente para educarse es casi imposible. Pero, establecer una prioridad también resulta complicado, ya que internet se ha convertido en una fuente de distracción.

La falta de sueño a la que induce amanecerse en algún dispositivo, puede provocar déficit de atención, ansiedad, cansancio, fatiga y reducir las capacidades neuronales debido al desgaste mental, según una investigación realizada en el Centro de Trastornos del Sueño del Centro Médico JFK de Edison, en Nueva Jersey. Por otro lado, se trata de una actividad que genera el aplazamiento y el desinterés de los menores sobre sus tareas, motivándolos a no realizarlas, utilizar el conocido “copy y page”, y finalmente no aprender.

Cuando el niño prefiere pasar horas frente a una pantalla jugando, descuida su cuidado personal y su vida social se limita a sus actualizaciones en redes como Facebook, Twitter o Instagram, donde pasa más de dos horas al día, es probable que ya sea adicto.

Incluso en algunos países, ya se trata al Internet como una adicción similar al alcohol o las drogas. En Pekín, existe un centro de rehabilitación para adictos a internet,  con una capacidad para 130 internos.  “Todos tienen problemas con la vista y con la espalda y sufren trastornos alimentarios. Además, hemos descubierto que su capacidad cerebral se reduce en un 8% y que las afecciones psicológicas son graves”, asegura el director del centro, Tao Ran.

Pero, internar a los niños no es la única solución, los padres deben ser quienes enseñen a sus hijos a transitar en las redes correctamente, para evitar que desarrollen una adicción y que descuiden sus responsabilidades.

“Los padres deben establecer una dieta digital, es decir, indicar por ejemplo cuándo y cuánto se puede utilizar el ordenador, al igual que lo hacen con la comida o con el dinero, o con cualquier otra cuestión doméstica”, aconseja Jorge Flores Fernández, el fundador de Pantallas Amigas, una iniciativa que promociona el uso seguro y saludable de las nuevas tecnologías.

El internet puede mejorar las notas, pero también puede ser el principal motivo de que éstas se estropeen. El control de esta herramienta tecnológica es primordial para evitar la adicción.

¿Le gustó esta información?

Conozca un poco más de nosotros:

www.aletheia.com.pe

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores!
Previous Post
Next Post

Leave a Reply