Desarrollando la capacidad de conversar

¿Es lo mismo conversar que hablar? Aparentemente sí, pero la conversación es una capacidad más profunda, porque no sólo se basa en el intercambio de ideas o pensamientos, sino que llega a la comprensión y al entendimiento de lo que la otra persona quiere trasmitir.

Por ejemplo, una persona que habla italiano puede hablar con una persona que habla castellano, sin ninguna complicación. Cada uno expresa y suelta la información que desea. El hecho es que ninguna llega a comprenderse, porque están hablando con diferentes códigos, que en este caso es el idioma. En cambio, cuando se conversa en el idioma que ambos comprenden, se logra el entendimiento, para lograr un objetivo que puede ser solucionar algún conflicto, dar a conocer algo, persuadir, entrenarse, opinar, entre otros.

A veces los niños, y no tan niños, no se llevan bien con sus compañeros, no logran transmitir sus ideas o sentimientos, lo que produce cierto aislamiento y rechazo. Por ello, es que los padres deben desarrollar la capacidad de conversación en sus hijos mediante técnicas y talleres que les permitan mejorar día a día.

Una manera efectiva, es comenzar a preguntarle acerca de sus gustos o intereses, de  aquellas cosas que también son importantes para ti, así entablarán una comunicación entretenida, que evitará el aburrimiento de tu hijo.

Pregúntale cómo fue su día, qué hizo, cómo se siente, así podrá expresar sus emociones, sabiendo que la otra persona estará ahí para escucharlo.

Enséñale a escuchar, no a oír. Muchas veces, las personas se limitan a oír lo que los otros dicen, sin llegar a razonar qué es lo que verdaderamente quieren decir. Los niños deben desarrollar esa capacidad de escucha, para entablar buenas relaciones interpersonales.

La curiosidad es un detalle importante a tener en cuenta. Cada niño tiene esas ganas de descubrir y descifrar qué es lo que sucede a su alrededor. Entonces, esa curiosidad debe estar activa para que el niño realice preguntas, indague y explore a las personas.

Si ves que tu niño no es bueno conversando o manteniendo relaciones sociales con sus amiguitos, no lo presiones. Poco a poco él se soltará de manera natural y de acuerdo a su madurez.

Previous Post
Next Post

Leave a Reply