¿Por qué es tan importante la vitamina D contra los problemas de aprendizaje?

BLOG27

Que aprender sea un calvario puede ser consecuencia de la falta de vitamina D. Esta es la conclusión a la que han llegado un grupo de reconocidos científicos luego de una ardua investigación. Los niveles insuficientes de esta sustancia son un verdadero riesgo para el intelecto.

El estudio, publicado en la revista “American Journal of Epidemiology”, y realizada por la Universidad de Glasgow (Escocia), descubrió que los niños en etapa escolar que habían sido concebidos durante los meses con menor luz solar, tenían mayores dificultades cognitivas. La luz solar, como lo explicaron los expertos, es necesaria para sintetizar correctamente la vitamina D.

La “vitamina del sol”, contribuye al desarrollo efectivo de las funciones cerebrales. Incluso, existen diversos receptores de esta sustancia en el sistema nervioso central y el hipocampo, zonas neuronales vinculadas con el aprendizaje y la memoria.

“Sabemos también que la vitamina D activa y desactiva enzimas en el cerebro y en el líquido cefalorraquídeo, enzimas que intervienen en la síntesis de neurotransmisores y en el crecimiento de los nervios”, explica Robert J. Przybelski, de la facultad de medicina y salud pública de la Universidad de Wisconsin (EE.UU.). Agrega, que este elemento protege las neuronas y reduce el deterioro de las facultades cognitivas.

Otro estudio, realizado por la Universidad de Manchester (Reino Unido), informó que la falta de la “vitamina del sol” en el organismo, genera un bajo rendimiento mental y una reducida productividad intelectual en los infantes.

Como se sabe, muy pocos alimentos contienen esta sustancia. Entre los que se conocen están, los pescados grasos, el hígado de res, queso y  yemas de huevo. En cambio, su principal fuente es la luz solar. Lo recomendable es exponerse de 15 a 30 minutos al sol, dos o tres veces por semana para adquirir los niveles óptimos de vitamina D.

Para evitar los posibles  problemas de aprendizaje, los científicos recomiendan a las mujeres embarazadas tomar la luz solar y alimentarse con platillos que contengan los ingredientes antes mencionados. Por otro lado, es muy importante consumir suplementos de vitamina D durante la gestación.

Asimismo, los infantes deben seguir las mismas recomendaciones. Aunque la cantidad necesaria para su organismo varía. Para conocer la ración adecuada según su sexo y edad, es muy importante acudir al pediatra.

Por lo general, la dosis recomendada a lactantes de 0 a 12 meses es de 400 UI (10 microgramos diarios) y para niños de uno a ocho años son 600 UI (15 microgramos diarios). Esta última cantidad también es la recetada a mujeres embarazadas.

“Los resultados de este estudio muestran que si se pudiese eliminar la variación estacional, se podría prevenir el 11 por ciento de los casos de problemas de aprendizaje“, afirma el director del Instituto de Salud y Bienestar de Escocia, Jill Pell. Uno de ellos es la temible dislexia.

Así que saque a su hijo a broncearse y siempre tenga en casa un frasco de suplementos de vitamina D. El cerebro del pequeño crecerá perfectamente y ningún problema de aprendizaje lo perjudicará.

CONOCE MÁS SOBRE NOSOTROS Y SOLICITE UNA CONSULTA GRATUITA LLENANDO EL FORMULARIO  http://bit.ly/2ccZBsR
Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
www.aletheia.com.pe
(01) 255 8800  Anexo 35 // 975 393446
contacto@aletheia.com.pe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *