¿Problemas con la tartamudez? pequeños consejos que un padre no debe perderse

La “difluencia” conocida mundialmente como  tartamudez, es una alteración errónea en la articulación  de los sonidos  fonéticos en la fluidez del habla.

Este trastorno se caracteriza por continua repetición de sonidos, sílabas y palabras, como así también prolongaciones de sonido y bloqueos, durante los cuales no existe sonido y es evidente la presencia de esfuerzo físico.

Por otro parte la dislalia es también  un trastorno en la expresión del habla, el cual consiste en la  dificultad en la pronunciación de los fonemas.

 Las diversas investigaciones sobre este trastorno del lenguaje oral, nos indican que las  causas que provocan la Difluencia son  ciertas alteraciones en las zonas cerebrales que se encargan del control motor del habla.

 Los estudios revelan que la Difluencia y la Dislalia  muchas veces tienen un origen  genético.

También se consideran que los aspectos psicológicos y conductuales son factores fuertemente desencadenantes en el crecimiento  de esta dificultad oral.

La edad en la cual se presenta este problema es durante el período en el cual se adquiere el lenguaje, que se estima entre los dos y cinco años de edad aproximadamente.

 ¿De qué manera podemos ayudar?

1.- Escuchar al niño atentamente

 Prestando atención a lo que dice, y no a cómo lo dice. Otorgarle el tiempo y la paciencia que necesita para ser escuchado y sobre todo entendido.

2.- La paciencia es fundamental

Se presenta como la mejor arma que los padres pueden utilizar. Lo recomendable cuando nuestro hijo tartamudea, es esperar con tranquilidad a que acabe lo que tenga que decir, comportándonos igual que lo haríamos con otro niño que no tartamudeara, no tomar una actitud de extrañeza o decepción , lo que generará una fuerte seguridad en sí mismo, motivándolo para hablar, sin temor a retraerse.

 

3.- Mejorar el flujo de comunicación con nuestros hijos:

 –          Los padres deben contar con  la capacidad  de darse cuenta de cuando los hijos sientan la necesidad de comunicarnos algo.

–          El  responder todas sus dudas transmitiéndoles plena seguridad y amor, le generará la confianza necesaria  para  que él proponga diversos temas de conversación y sepa que tiene la posibilidad de ser escuchado sin interrupción alguna.

Con  el pasar del  tiempo, contando con las ganas y frecuente práctica, los resultados irán apareciendo de forma natural generando una  nueva forma de comunicarnos con nuestro hijo.

Aletheia Internacional

Centro de Soluciones Psicopedagógicas

2558800/ contacto@aletheia.com.pe

Solicite su Consulta Gratuita

Previous Post
Next Post

Leave a Reply