Problemas de aprendizaje: ¡Mi hijo podría repetir el año!

BLOG60

A puertas de cerrar el año escolar miles de estudiantes se preparan para unas maravillosas vacaciones acompañadas del sol, la playa y la arena. Lamentablemente, unos pocos por cada salón de clases no corren con la misma suerte y se enfrentan a una verdadera crisis en sus vidas, el que probablemente sus bajas notas no sean suficientes para pasar de grado. Si su hijo tiene esta alarmante duda, este artículo definitivamente será de su interés.

Según el censo nacional del 2010, al menos el 6% de la población estudiantil es repitente. La mayor parte de esta cifra está concentrada en primaria, siendo 232 mil 737 niños, los demás son de secundaria, conformando un número de 144 mil 393 adolescentes. Las causas son diversas, pueden ser problemas o trastornos de aprendizaje, falta de motivación escolar, inasistencia, o violaciones al reglamente de conducta.

Repetir de año puede parecer el fin del mundo a una corta edad, ya sea que su pequeño sea estudiante de primaria o secundaria, para usted y su hijo son nueve meses “tirados al agua”. Además, no solo se trata de atrasarse académicamente, sino que el niño también deberá enfrentar un fuerte conflicto emocional, pues se separará de sus amigos y maestros, e ingresará a un nuevo salón en el que todos serán menores que él.

El niño llega a sentirse inseguro, enfrenta burlas y críticas, no solo de sus compañeros de clase, sino también entre su familia y conocidos. Su autoestima y confianza es duramente golpeada. Por este motivo, sus problemas de aprendizaje podrían agravarse.

“Golpea la autoestima del niño, siente vergüenza personal y familiar, fractura su vínculo social con los compañeros de promoción, exige adaptación social a un nuevo grupo que lo percibe como “repitente”, que muchas veces es sinónimo de bruto”, reafirma el educador León Trahtemberg. Lo peor, advierte el experto, es que “nada garantiza que solucionará los problemas que ocasionan dicha repitencia, de modo que puede volver a repetir”.

Por eso, el especialista aconseja que si su hijo se encuentra en este difícil dilema, lo que más necesita es su apoyo y comprensión. Evite enojarse con él, pues ya se siente bastante frustrado y asustado. Ambos deben visualizar el posible atraso académico como una nueva oportunidad para mejorar y aprender.

“Hay que hacerle saber al chico que lo va a poder hacer mejor, que le será más fácil con la experiencia previa, darle un refuerzo positivo alentándolo a que tenga buenas notas y a esforzarse más para que lo logre”, recomienda la psicóloga Milagros Feijoo, en entrevista con RPP.

Y es que la repitencia también tiene sus beneficios, le permiten al joven madurar, desarrollar su responsabilidad y compromiso, alejarse de ciertas amistades que puedan desfavorecer su aprendizaje, y sobre todo, entender que sus actitudes tienen consecuencias. Por otro lado, en las ocasiones que lo ameritan, es sumamente necesaria y oportuna, pues imagine a su hijo pasando un grado en el cual no entenderá nada, porque sus bases no están bien cimentadas, ¿sería una mayor pérdida de tiempo, verdad?

Así que, en caso repita o no, lo mejor es pensar en positivo y ayudarlo a superar sus limitaciones. Aproveche las vacaciones para nivelarlo y mejorar sus habilidades cognitivas. Inscríbalo a clases particulares y asesorías académicas, reflexionen juntos sobre lo llevó a esa situación, y sobre todo, prepárense para salir triunfantes del próximo año escolar.

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
¡Separe ya una cita GRATUITA con uno de nuestros especialiastas!
www.aletheia.com.pe
(01) 255 8800  Anexo 35 // 975 393446
contacto@aletheia.com.pe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *