¿Sabes si tu hijo sufre de trastorno mixto del lenguaje expresivo – receptivo?

BLOG19

Aproximadamente un 7% de la población infantil mundial padece de problemas de lenguaje, según las opiniones de los especialistas. De esta imponente cifra se desprende uno de los problemas de comunicación más recurrentes y graves, el trastorno mixto del lenguaje expresivo – receptivo.

¿En qué consiste esta alteración? El trastorno mixto del lenguaje expresivo – receptivo es una de las dificultades de lenguaje más complejas y difíciles de tratar. Compromete significativamente la capacidad de expresión y recepción del mensaje. Es decir, el individuo afectado no puede emitir discursos, pero tampoco comprenderlos.

Los niños a quienes se les diagnostica el trastorno mixto no producen ni comprenden los diálogos. Cualquier habilidad comunicativa se encuentra por debajo del nivel requerido para la edad y desarrollo que presenta el infante.

Las alarmas más evidentes de que un niño sufre de trastorno de lenguaje expresivo – receptivo se manifiestan en las dos áreas de manera simultánea.

La primera es la de la expresión. Los síntomas más comunes son, vocabulario reducido, errores en tiempos verbales, oraciones de corta longitud y excesiva simplicidad, y entonación extraña del lenguaje.

Las otras manifestaciones están fuertemente ligadas a la comprensión. Dificultad para entender oraciones y palabras, indiferencia ante las diversas entonaciones, y problemas de interpretación gramatical, son los más usuales.

La gravedad del trastorno suele variar según el paciente. Aunque hay ocasiones en que perdura durante toda la vida, generando una gran cantidad de perjuicios en diversas áreas, como el aprendizaje, la socialización y el autoestima.

Además, los niños con esta alteración sufren muy a menudo de hiperactividad, dificultades de atención, problemas de comportamiento y agresividad, por su incapacidad para adaptarse al entorno.

Para evitar que el trastorno mixto del lenguaje expresivo – receptivo se desarrolle hasta tal punto, es imprescindible que el paciente inicie una terapia de lenguaje.

Cuanto antes intervengan los fonoaudiólogos, es mucho mejor. A través de diversos ejercicios y sesiones de estimulación, los especialistas mejoran la capacidad de recepción y expresión lingüística del paciente.

Además, es aconsejable que los niños con trastorno mixto del lenguaje expresivo – receptivo también sigan una terapia psicológica. Pues, las dificultades que tienen para integrarse socialmente por su incapacidad de comprender a los demás, puede generarles fuertes traumas emocionales.

Aletheia Internacional

Centro de soluciones psicopedagógicas

¡Conozca más sobre nosotros!

www.aletheia.com.pe

contacto@aletheia.com.pe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *