¿Sabía que el optimismo es el antídoto perfecto para el bajo rendimiento?

Aunque muchas personas no lo vean así, el optimismo puede llegar a ser un hábito, ya que es la forma con la que deseamos y queremos vivir, el optimismo es una decisión, y es tan trascendental, que de eso puede depender toda nuestra vida. El optimismo es cómo vemos cada situación en nuestra vida, cómo la analizamos y cómo queremos que resulte, ser optimista es buscar la solución y esperar que todo lo que pase sea para algo mejor, pensar siempre en lo maravilloso que nos irá después de pasar por una etapa tormentosa.

 Entonces, cómo podemos lograr crear hijos optimistas y cómo serlo puede influir en su rendimiento académico? Y es que la forma en que vivimos puede cambiar si vemos la vida de forma positiva, muchos estudios han demostrado que la gente optimista se muestra en menos porcentaje deprimida, tiene más éxito en el trabajo y en el colegio, y hasta se nota físicamente, es inclusive más saludable que la gente pesimista.

¿Cómo puede esto ser la alternativa para el bajo rendimiento?

 

Si bien hemos dicho que el optimismo puede llegar a ser un hábito en las personas, la verdadera causa por la que esto es un antídoto para el bajo rendimiento, radica en cómo ellos explican y solucionan las cosas que les pasan, si sienten que la circunstanc ia que viven está causada por algo de lo que ellos son responsables, todo entonces se puede solucionar, ya que está en ellos resolver ese problema o dificultad, creerán  mucho en ellos mismos y buscarán resultados positivos.

 

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
2558800/ contacto@aletheia.com.pe
Solicite su Consulta Gratuita
Previous Post
Next Post

Leave a Reply