Aburrimiento: ¿Cómo afecta al rendimiento académico?

Un bostezo en medio de la clase, alumnos que se sientan en los últimos lugares para no ser vistos mientras duermen y otros que conversan incesantemente, ignorando la explicación del profesor sobre la lección. Estas son las actitudes que deben servir para alertar una de las principales causas del bajo rendimiento académico: el aburrimiento.

Es evidente que las emociones juegan un papel muy importante en cuanto al rendimiento académico de los estudiantes. Cuando nos encontramos felices, el esfuerzo por realizar las labores aumenta ¿Y cuándo estamos molestos, tristes o aburridos?, la respuesta es obvia, disminuye.

Un estudio del 2007, realizado por investigadores de la Universidad de Munich (Alemania), titulado “Ambiente de aprendizaje percibido y las experiencias emocionales de los estudiantes. Un análisis multinivel de las clases de matemáticas“, explica que es mucho más sencillo invertir tiempo en aquellas actividades que resultan agradables, que en otras que generan desgano, cansancio, indiferencia y apatía.

Reinhard Pekrun, uno de los científicos del estudio antes mencionado, descubrió que las emociones negativas, conllevan al alumno al abandono o evitación de la tarea, con el fin de evitar inquietudes. El aburrimiento, ocasiona que el escolar, busque motivarse con otra actividad que le resulta más agradable.

Esta actitud no es totalmente negativa, pues como lo demuestra un estudio de la Universidad de Educación y Aprendizaje Permanente de East Anglia (Reino Unido), esta sensación de desgano puede incentivar la capacidad creativa para encontrar una ocupación interesante. Sin embargo, cuando se deja de lado el proceso natural y necesario de aprendizaje, por recreaciones que se encuentran fuera de momento, el aprendizaje no se completa por lo que se vuelve deficiente.

“Los estudiantes que se aburren mucho suelen tener peores notas, y no se detecta la causa real de las mismas”, afirma Thomas Götz, de la Universidad de Constanza (Alemania). La falta de motivación ocasiona consecuencias dañinas, que tarde o temprano afectan el aprendizaje.

Es por esto que, se debe procurar que la motivación sea despertada durante las sesiones educativas, así se evitará que los alumnosbusquen distracciones.

Lo más aconsejable es involucrar al alumno en el curso, despertar su interés innovando en el método de enseñanza, utilizando sus aficiones para explicar la materia y dándole la oportunidad de participar activamente.

Existe tiempo para todo, tanto para recrearse como para aprender. El aburrimiento ocasiona que este orden sea alterado, originando serios problemas en la formación de los alumnos.

¿Le gustó esta información?

Conozca un poco más de nosotros:

www.aletheia.com.pe

Aletheia Internacional
Centro de Soluciones Psicopedagógicas
(01) 255 8800  Anexo 34 ó 35
contacto@aletheia.com.pe
¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores!
Previous Post
Next Post

Leave a Reply