Acostúmbralos al estudio

Nosotros como padres nos preocupamos por una excelente educación para nuestros niños, por lo cual le pedimos que día a día se esfuercen y den todo de sí cuando hay algún examen pendiente.

Nuestro deber es guiarlos y acostumbrarlos a adquirir hábitos de estudios para que su aprendizaje no se complique en su vida futura. Para muchos, el proceso de retención de información es un poco tedioso y cansador.  Para ello te brindamos algunas recomendaciones que Pablo Menichetti nos explica:

–          Tiempo de estudio:

Muchas veces por querer ingresar más información a la mente de nuestros niños, lo ponemos a estudiar una materia por más de cinco horas, sentados en su escritorio. No saben lo cansador que puede resultar hacer eso y lo impaciente que puede sentirse él por terminar de estudiar rápido. Eso produce que no retenga bien los temas, y en el día del examen se sentirá confundido y abrumado por la carga de información que ha tenido, puede que los nervios lo ganen y no desarrolle el examen con éxito.

¿Cuántas horas crees que un niño debe dedicarse a estudiar para un examen?

No más de dos horas diarias en toda una semana, continuamente. Por ejemplo: Establece un horario, tal vez de 4 a 6pm o de 5 a 7pm, según el horario que más se te acomode.

–          Ordenar información:

Cuando hay algún tema extenso, la mejor manera de retener tanta información es sintetizarla y ordenarla. De seguro has escuchado hablar de los mapas mentales, mapas conceptuales o gráficos didácticos de estudio. Son técnicas que mediante dibujos y señales ordena la información para una mejor compresión e interés en la materia. Permite que el estudiante contextualice y procese la información de una manera más sencilla.

Al momento de enseñarle a hacer los mapas, vamos a instruirle cómo ir resumiendo la información, haciendo uso de palabras claves o ideas concretas que nos permiten recordar con más facilidad.

–          Relación y asociación.

Qué mejor que enseñarle a relacionar algo familiar con algún concepto o nombre complicado para aprenderlo. ¿Cómo qué? Por ejemplo: Si mi hijo debe aprenderse los nombres de los huesos, podemos relacionar la “costilla” con “castillo” o sino el “Húmero” con “Homero” o “Fémur” con “Femenino”, etc.

 

Previous Post
Next Post

Leave a Reply