¿Cómo hago para que a mi hijo le guste leer?

 

Para muchos padres inculcar el hábito de la lectura en sus hijos no es cosa fácil. Existen muchos motivos que dificultan el desarrollo del gusto por la lectura. Entre ellas están el uso excesivo de la TV, los videojuegos, la ‘falta de tiempo’ (¿te identificas con ésta?) y las mismas tareas del colegio. Para lidiar con estos obstáculos, lo mejor es comenzar por delimitar un espacio y un momento durante el día donde el niño pueda dedicarse a la lectura.

¿Quieres que a tu niño le guste leer? Entonces no pierdas tiempo, comienza a inculcarle hábitos de lectura desde ahora. Para ayudarte en tu labor, te damos algunas recomendaciones que harán que tu misión sea menos complicada.

  1. En lo posible inicia este proceso desde el momento en que sea posible. No importa si tiene 1 año o 6 meses, cuanto antes mejor.
  2. Familiarízalo con los libros desde pequeño, compra los libros de acuerdo a su edad (algunos solo cuentan con imágenes y nombres de objetos) y agrúpalos en un espacio dentro de su habitación. Si es que el niño ya camina con normalidad, el espacio debe estar a su altura y alcance. Si el niño es muy pequeño, lo ideal es que esté a la vista del bebé.
  3. Si tu hijo aún no habla y crees que no te entenderá, despreocúpate y léele un cuento de fácil entendimiento. Procura jugar con las voces y los gestos para que él te entienda mejor y se divierta contigo. Si puedes usa figuras o imágenes que hagan que tu narración sea más amena.
  4.  Conforme tu hijo crezca llévalo a narraciones de cuentos, ferias de libros y bibliotecas. En los dos últimos siempre hay eventos para niños.
  5. Sé más tolerante con los caprichos vinculados a libros. No quiere decir que compres todos los títulos que él te pida, pero ya que en algún momento todos los padres ceden ante algún capricho de su hijo, procura que cuando tú lo hagas sea ante la petición de un libro y no de una golosina o juguete.
  6. Destina una hora o momento del día para que ellos lean y crea un ambiente propicio. Por lo tanto, si la hora de la lectura es en la sala, no vayas a prender la TV o ponerte a trabajar con la laptop. Por otro lado, si el niño se queda con los abuelos o la empleada, explícales la importancia de respetar la hora y el espacio destinados a lectura.
  7. Si ya designaste una hora y un espacio para la lectura, procura cumplirlo también, o intenta que la persona que se quede con tu hijo haga lo mismo. Así el niño no realizará la actividad solo.
  8. Cómprales libros según su edad. No esperes que a tu niño lea novelas como Rayuela, es probable que su interés inicie con algo más parecido a Harry Potter.

 

 

 

 

 

Previous Post
Next Post

Leave a Reply