¿Cómo saber si mi hijo tiene Disgrafía?

 

Los niños suelen escribir de diversas maneras, con formas redondas y ovaladas, de tamaño pequeño y grande, inclinado o de forma vertical, con adornos en las letras o sin adornos. Cada una de estas características representa la personalidad y cómo es que ellos actúan respecto a su entorno.

Pero así como escriben de diversas formas, hay niños que no logran transmitir sus ideas por medio de la escritura, hay cierta desconexión entre su cerebro y sus manos, lo que impide dominar y dirigir el lápiz para escribir de forma legible y ordenada.

¿Cómo reconocer si mi hijo tiene Disgrafía?

–          Los niños con este trastorno, no pueden escribir a una velocidad normal.

–          Presentan ciertos problemas para utilizar los cubiertos.

–          No les interesa jugar mucho con los legos o juegos de bloques.

–          Sienten cierta incomodidad al escribir o al agarrar el lápiz.

–          Suelen recitar en voz alta lo que están escribiendo.

–          Tienen dificultades para manipular los cierres o botones.

–          Casi siempre fallan al pintar dentro de las líneas.

–          En la mayoría de veces, no terminan de escribir alguna determinada frase o palabra.

Desde que los niños son pequeños, los padres deben ayudarlos a ejercitar su caligrafía desde casa. Practicar es la mejor manera de adquirir una buena escritura. Y para desarrollar su capacidad motriz, podemos hacer uso de ciertas técnicas como jugar con la plastilina, pintar, relacionar puntos, realizar trazados curvilíneos y rectos continuos.

No te preocupes mucho si su letra es fea o no, lo importante es que demuestre que tu hijo sepa ordenar sus ideas y que se entienda lo que quiera transmitir.

 

 

Previous Post
Next Post

Leave a Reply