Sus primeras malas notas


Los padres buscamos darles la mejor educación a nuestros hijos, para que estén bien preparados ante las exigencias del mundo exterior. Y lo único que esperamos, es que los hijos obtengan una buena calificación como muestra de consideración y responsabilidad. Pero los hijos no son perfectos, tampoco son máquinas grabadoras que guardan todo tipo de información. Es por ello que tal vez, en algún examen hayan bajado la retaguardia y puedan haber perdido una batalla. Es decir, que hayan obtenido una baja calificación,  con la consecuente sorpresa y desagrado nuestro.

Puede que algunos recurran al castigo físico, lo cual es un tema muy delicado ya que puede dañar psicológicamente al menor. Otros padres de familia, contratan profesores privados para que de manera personalizada, les enseñen los temas fuertes en alguna materia. Hay otros que se enojan y de una manera exagerada, obligan a sus hijos a sacarse buenas notas, eso no funciona al final porque el hijo se siente presionado al realizar sus deberes, aún sin haberlos comprendido bien.

¿Qué hacer si tus hijos empiezan a sacar varias notas desaprobatorias?

Antes que nada, mostrar comprensión y hacerle saber que le brindarás todo el apoyo que él necesite, porque seguramente tiene una razón y un motivo.

Evalúa el entorno de tu hijo, el espacio en donde se desenvuelve, incluyendo a los padres mismos. Dentro de la familia, ¿Hay confianza y comunicación? ¿Vive con padres separados? ¿Sufre de bullying? ¿Hay libertad para expresar lo que cada uno siente? Hay factores emocionales que pueden estar afectando a tu niño y eso lo distrae al momento de estudiar o dar alguna prueba.

–  Además puedes indagar si es que utiliza una técnica de estudio acorde a su comprensión mental. Aquí incluyen los factores del espacio físico que utiliza para estudiar, ya que debe estar acorde con lo que se necesita para su concentración, haciendo uso estratégico de colores, ventilación, iluminación, etc.

–  Evitar que se convierta en costumbre. Para ello, no hay que darle ningún refuerzo positivo al sacarse alguna mala nota. Puede que te convenza con una carita inofensiva, como por ejemplo: “Mamita, te prometo que nunca más me sacaré un 08, estudiaré mucho para sacarme un 20, pero por favor déjame ver TV, no seas malita” Puede que como madre o padre, se te ablande el corazón, pero si a la primera le dejas ver TV, ellos conocerán la manera de convencerte y sabrán hacer de las suyas.

–  Enviarlo a un centro psicopedagógico donde se le aplique una evaluación holística para conocer las causas, los detalles y saber qué es lo que está originando estas bajas notas, es conocer realmente qué le está sucediendo a nivel emocional, psicológico y cognitivo.

Previous Post
Next Post

Leave a Reply